Las rotaciones del alma 11:14-30

La reencarnación según el Arizal

Categorías de las Mitzvot positivas

14. Entiende que una persona debe cumplir todas las 613 Mitzvot. Si le falta una de ellas su Néfesh queda incompleto en la medida en que le faltan. Las 248 Mitzvot Positivas, sin embargo, se dividen en cinco categorías.

La primera es la de las Mitzvot que una persona no puede cumplir, por ejemplo, las Mitzvot que dependen del tiempo de existencia del Templo, como los sacrificios y otros similares. Para estas la persona no se reencarna para cumplirlos, porque ¿cuál sería el propósito de tal reencarnación? Cuando el Templo sea construido, él los cumplirá.

La segunda es la de las Mitzvot que una persona puede cumplir, como el Tzitzit y los Tefilín, etc. para los cuales, si no las cumplió, tendrá que volver en una reencarnación, incluso muchas veces, hasta completarlas todas. Sin embargo, si la persona ya reencarnó y cumplió algunas Mitzvot, la reencarnación anterior le será suficiente una vez que cumpla las Mitzvot que le faltaban y que antes no había cumplido. Entiende que cuando reencarne por esta razón, es posible que peque y llegue a cometer muchas transgresiones.

15. La tercera categoría es la de las Mitzvot que una persona no está obligada a cumplir excepto si se le ocurren, por ejemplo, las donaciones y los diezmos, y la Mitzvá de “Shilúaj hakén[i]” lo cual una persona no tiene que perseguir. Estas también requieren que una persona se reencarne para cumplirlas. Sin embargo, como debe reencarnarse sólo por este motivo, ciertamente no pecará en esta segunda reencarnación.

La cuarta categoría es la de las Mitzvot que no puede cumplir a menos que Elohim se las presente, como redimir a un hijo, el Yibum, la Jalitzá, o dar una carta de divorcio. Un hombre no tiene la obligación de divorciarse a menos que su mujer no encuentre favor a sus ojos, como se sabe, porque “El divorcio es difícil… el altar llora por él[ii]. Con respecto a estas y otras como ellas hay una distinción. Si no se le presenta la oportunidad, no se reencarnará. Sin embargo, vendrá en el aspecto de Ibur por un corto tiempo hasta que las cumpla, e inmediatamente después será retirado del mundo y se irá. Sin embargo, si tuvo la oportunidad de cumplir dicha Mitzvá y no lo hizo, entonces tendrá que reencarnarse. Sin embargo, no aprendí de mi maestro, si es seguro que no pecará, como en la tercera división, o no.

16. También tengo dudas con respecto al resto de las Mitzvot, especialmente las que uno no está obligado a cumplir, como la de cercar un techo plano, el envío de la madre pájaro, y similares. Si quería cumplirlas pero no podía, por ejemplo, era pobre y no podía comprar una casa para hacer un cercado en el techo, ¿se le llama “obligado” y, por tanto, basta con el Ibur, o requiere otra reencarnación? En otro lugar escribimos que parece que estaría exento de reencarnar, y que le bastaba con el aspecto del Ibur. Esto es dudoso porque es posible decir que tal vez se reencarne y que Hashem, bendito sea, disponga con seguridad la Mitzvá para él y le dé la capacidad de cumplirla.

La quinta es la de una Mitzvá específica, la procreación, que es una de las Mitzvot que una persona está obligada a perseguir y cumplir, y que también tiene la capacidad de cumplir. Esta es la más estricta de todas las Mitzvot porque para alguien que muere sin hijos y no la cumplió teniendo la posibilidad de hacerla, la reencarnación no es suficiente. Con respecto al resto de las reencarnaciones por falta de Mitzvot, como se mencionó anteriormente, cada cuerpo de cada reencarnación se levantará y vivirá de nuevo en el momento de la resurrección, y en cada uno irán las chispas de su alma basadas en las Mitzvot que se cumplieron mientras estaba en el cuerpo particular. Para alguien que murió sin hijos, sin embargo, todas las porciones de las chispas de su alma entrarán en el segundo cuerpo en el que se reencarne en el aspecto del Yibum y en el que cumplió la Mitzvá de procreación. Para el primer cuerpo, sin embargo, no entrará nada, excepto el primer espíritu que dio a su esposa después del matrimonio y durante sus primeras relaciones sexuales.

La sexta categoría es también una Mitzvá específica, el aprendizaje de la Torá que equivale a todas las demás Mitzvot, “el aprendizaje de la Torá equivale a todos ellos”. Hay cuatro niveles de interpretación, y su acrónimo es PaRDeS: “Peshat, Rémez, Drash y Sod”. Debe esforzarse en todos ellos en la medida en que pueda, y buscar un maestro que pueda enseñárselos. Si le falta uno de los cuatro en relación con lo que podría haber captado, tendrá que reencarnarse por ello.

17. También es necesario saber que una persona debe cumplir las 613 Mitzvot en la acción y en la palabra, de la manera que dicen nuestros, de bendita memoria: “Aquel que está involucrado en la sección que trata de la Ofrenda quemada es considerado como alguien que la ha ofrecido, etc.”, y lo mismo con respecto al pensamiento. Alguien que no ha cumplido con todos ellos en estos tres niveles tendrá que reencarnarse hasta que haya cumplido con todas las 613 Mitzvot en estos tres niveles; acción, palabra y pensamiento.

18. Entiende además que las 613 Mitzvot se dividen en 613 miembros y tendones de Adám haRishón, llamados 613 raíces principales, y cada miembro de ellos consiste en Mitzvot específicas como se ha mencionado. En cada miembro del hombro izquierdo hay 11 Mitzvot Positivas y 15 Mitzvot Negativas, y cualquiera que emane de este hombro debe cumplir estas Mitzvot más que el resto de las 613. Este asunto no se me ha aclarado bien, ya que una persona está obligada a cumplir todas las 613 Mitzvot, como se ha mencionado anteriormente. Por lo tanto, ¿qué diferencia hay en la obligación entre las Mitzvot de un miembro específico y el resto de las 613?

19. También escuché de mi maestro, que no es lo mismo alguien para quien el resto de las chispas de la raíz de su alma que le precedieron en este mundo cumplieron todas las Mitzvot, y alguien cuyas chispas que le precedieron no cumplieron aquellas Mitzvot que él tampoco ha cumplido. No sé la distinción entre éste y el otro. Hemos explicado el asunto del cumplimiento de las Mitzvot Positivas.

Mitzvot negativas

20. Explicaremos las Mitzvot Negativas. Comprende que hay algunas Mitzvot Negativas para las cuales el arrepentimiento y Yom Kipur expían, y hay algunas que requieren sufrimiento para expiarlas. Sin embargo, hay transgresiones más severas, como “Karet” o la muerte ordenada por la Corte, o similares, para las cuales la expiación es sólo cuando se muere. Entre éstas hay una distinción.

Si se trata de una trasgresión que no es de aquellas por las que sus cuerpos son destruidos y no se levantan en la Resurrección de los Muertos, como los sabios dijeron: “Estos no tienen parte en el Mundo Venidero: Apóstatas, herejes, etc.[iii], morirá para expiarla; porque si fuera de estas trasgresiones, entonces, este Néfesh se reencarnaría para rectificar lo que pecó mientras el primer cuerpo termina y es destruido, como se mencionó. Si el pecado no es de este nivel entonces el primer cuerpo no será destruido, aunque este Néfesh reencarnará en un segundo cuerpo, unido con una chispa de su raíz, esa chispa será el dueño de ese cuerpo. Allí el reencarnado se rectificará con él; será considerado un invitado y no el dueño.

21. Aprende también que quien hace que otro realice un pecado que requiera la reencarnación, aunque él mismo no haya pecado vendrá en Ibur con el que se reencarna hasta que el pecado se rectifique. Entonces el que causó el pecado será eliminado de allí. Y sabe que no basta con que la persona rectifique el lugar específico al que se aferra su Néfesh arriba. Sino que debe rectificar todas las porciones de Asiá y Yetzirá, etc. Esto apoya lo que he escrito aquí, que aunque hay Mitzvot específicas en cada miembro, él todavía debe completar todas las 613 Mitzvot. Sin embargo, me parece, en mi humilde opinión, que el asunto puede explicarse de otra manera, y es que si el Néfesh de una persona, por ejemplo, es de la Nukvá de Asiá, no será suficiente que rectifique sólo este nivel y que luego entre en él el nivel de su Rúaj, que es de la Nukvá de Yetzirá. Más bien, tendrá que rectificar todas las partes del Néfesh que son sus porciones en Asiá, como el Néfesh del Maljut de Ze’ir Anpín de Asiá, el Maljut de Ima y Aba, y de Arij Anpín de Asiá. Todas estas son las divisiones de su Néfesh completo, que son el Néfesh, Rúaj, Neshamá, Jayá y Yejidá de Asiá; todas ellas se consideran un Néfesh completo de Asiá.

Entonces comenzará a adquirir el Néfesh de la Rúaj de Yetzirá de su porción. Si no fuera así, sino que tuviera que adquirir toda Asiá y todo lo que incluye, no habría en el mundo nada que no fuera un solo Néfesh. Esto se demuestra también por la forma en que una persona no tiene que rectificar nada más que la pequeña raíz de la que fue tallada.

Rectificación del Rúaj y Neshamá

22. Ahora se aclarará el tema del Rúaj y de la Neshamá, aunque ya fueron explicados anteriormente. La rectificación del Rúaj de Yetzirá proviene de estar aprendiendo la Torá correctamente, por su propio bien, la Torá Oral, que es la Mishná y el Talmud, etc. La rectificación de la Neshamá de Beriá depende del conocimiento de los secretos y de los misterios interiores de la Torá a partir de la sabiduría del Zóhar.

En otro lugar escribimos que quien hace una Mitzvá Positiva con Kavaná rectifica el Mundo de Asiá, que es el Néfesh. Quien aprende la Torá con Kavaná rectifica Yetzirá, que es el Rúaj. Quien cumple una Mitzvá o aprende Torá con Kavaná rectifica Beriá, que es la Neshamá.

En otro lugar escribí que el pensamiento y la unión en el nivel de Havayah de SaG, y el nivel de Ehyé Yud-Hey-Vav, y “Ehyé asher Ehyé”, son para el beneficio de la Neshamá que proviene de la Beriá.

Aprender la Torá verbalmente es el propósito del Rúaj de Yetzirá, mientras que el cumplimiento de las Mitzvot que implican acción, específicamente las que requieren caminar, como visitar a los enfermos, acompañar a los invitados y a los muertos, es el propósito del Néfesh de Asiá.

23. El escritor Jaím dice: En mi humilde opinión, en verdad, el tema de la reencarnación es: Para que el Néfesh se complete y ascienda a su lugar, primero deben cumplirse dos condiciones.

La primera se llama “Rectificación de la finalización del Néfesh”, que es el resultado del cumplimiento de todas las 248 Mitzvot Positivas. La segunda es la “Rectificación de las Manchas del Néfesh”, si transgrede alguna de las 365 Mitzvot Negativas.

Se sabe que el Rúaj no entrará en el cuerpo hasta que el Néfesh esté completo con respecto a las dos áreas mencionadas. Si este Néfesh, que es una sola chispa individual que no puede ser dividida más, pues ya no será considerado un Néfesh completo, completa las dos condiciones mencionadas, ya será considerado un Néfesh completo, listo para recibir el Rúaj. Después de eso, si la persona peca, la mancha no manchará el Néfesh, sólo el Rúaj.

24. Con respecto a la segunda condición, aunque haya completado todas las 248 Mitzvot Positivas, si comete un pecado de los que impiden la resurrección de los muertos en ese cuerpo particular, este Néfesh reencarnará en un segundo cuerpo por sí mismo, donde rectificará la mancha del pecado mencionado. Las Mitzvot que fueron realizadas previamente en el momento de la resurrección irán a este segundo cuerpo, mientras que el primer cuerpo se extinguirá del mundo. Cuánto más será así si no completó todas las 248 Mitzvot Positivas en el primer cuerpo.

25. El tercer caso es cuando no completó todas las 248 Mitzvot Positivas en el primer cuerpo, pero tampoco se manchó a través de alguna transgresión, o si se manchó a causa de un pecado, pero no uno de aquellos por los cuales el cuerpo se extingue antes de la Resurrección de los Muertos. Todo el Néfesh se reencarnará por sí mismo en el segundo cuerpo en una reencarnación real, y después, en el momento de la resurrección este Néfesh se dividirá en secciones. Cada sección no será considerada un Néfesh completo como se mencionó anteriormente, y las partes que hicieron las Mitzvot Positivas correctas en el primer cuerpo volverán allí en el momento de la resurrección, porque es allí donde esas Mitzvot fueron cumplidas. Sin embargo, estas partes necesitan reencarnar en el segundo cuerpo porque no son un Néfesh completo, y por lo tanto necesitan estar en el segundo cuerpo para el cumplimiento de las Mitzvot que faltan.

Si se cometió un pecado en el primer cuerpo, será rectificado en el segundo cuerpo, y el reencarnado sufrirá el sufrimiento y el dolor de la muerte con él. Las secciones de este Néfesh que cumplieron las Mitzvot que faltan en el segundo cuerpo surgirán en el segundo cuerpo durante la resurrección, porque es allí donde se hicieron. Si un pecado mancha el segundo cuerpo, el castigo no afectará a las primeras partes. Si el segundo cuerpo completa las 248 Mitzvot Positivas y no está manchado de ningún pecado, entonces todo el Rúaj entrará en él durante su vida. Igualmente, después de la resurrección, todo el Rúaj entrará, con algunas de las secciones del Néfesh, en el segundo cuerpo.

26. La cuarta posibilidad es que el Néfesh haya completado todas las 248 Mitzvot Positivas en el primer cuerpo, pero que se haya manchado a causa de un pecado leve, como se ha mencionado. En este caso reencarnará su Néfesh en un segundo cuerpo con otro Néfesh que sea nuevo; esto se llama una “Reencarnación Doble.

Si sufre el dolor del sufrimiento y la muerte, será por su propio pecado, y no como castigo por los pecados cometidos en el segundo cuerpo, aunque en lo que respecta a las Mitzvot realizadas en el segundo cuerpo, recibe recompensa. En el momento de la resurrección regresará al primer cuerpo, y el segundo recibirá el nuevo Néfesh, ya que esa era su principal. Y entiende que este nuevo Néfesh, si no es realmente de la raíz de este primero, no reencarnará con él, a menos que las dos chispas sean realmente de una raíz.

27. Entiende también que la reencarnación del primer Néfesh en el segundo cuerpo es considerada como un Ibur en cierto sentido, ya que no recibe el castigo por los pecados cometidos por el segundo cuerpo, y porque vuelve en la resurrección al primer cuerpo.

Esto mismo es el asunto de la tercera categoría, la reencarnación de algunas secciones del Néfesh que ya fueron rectificadas reencarnan con el resto de sus secciones en el segundo cuerpo. Con respecto a las secciones rectificadas se considera un Ibur, por las razones mencionadas, en algún aspecto.

28. Me parece, en mi humilde opinión, que en la cuarta categoría no es una reencarnación completa para el primer Néfesh, sólo mientras necesite permanecer allí, hasta que complete la rectificación de la mancha del primer cuerpo, porque entonces estaría sufriendo el dolor del segundo cuerpo. Una vez que haya terminado, saldrá durante su vida e irá a Arriba. Si no puede completar su castigo sino a través de la muerte, permanecerá allí hasta que sufra el dolor de la muerte del segundo cuerpo. Por lo tanto, esta situación se denomina Ibur que es similar a la reencarnación.

Es similar con respecto a la tercera categoría, porque las primeras secciones permanecen allí en el aspecto de una reencarnación completa hasta que se cumplan las Mitzvot que faltan. Una vez que los complete, se irán mientras la segunda persona está todavía viva. Si no se completan, permanecerán allí hasta la muerte.

29. En otro lugar parece que hay otra división en los dos mencionados. Cuando estas Mitzvot que faltan en este Néfesh en la tercera categoría no fueron cumplidos por ninguna chispa de las chispas que le precedieron, que son de la raíz de su Néfesh, tendrán que venir en una reencarnación completa hasta el día de la muerte.

Si fueron cumplidas por las chispas que lo precedieron, será suficiente para él volver en el tipo de reencarnación mencionado llamado Ibur. En otro lugar se explicó que también cuando es necesario cumplir una Mitzvá es suficiente el Ibur.

30. Shmuel dijo: Todo esto lo he recogido de compilación en compilación, de los montones que mi padre, mi maestro, recogió. Es trigo cernido de todas las exposiciones sobre la reencarnación de las almas, bien explicadas.

Jaím Vital, Las rotaciones del alma parte 1, Ediciones Reé, pág. 135-145


No esperes más

Puedes adquirir el libro de manera física y digital en Amazon Kindle


[i] Cuando una persona encuentra un nido de una ave kosher, para poder comer los huevos que la ave está criando, debe correr a la madre ave primero.

[ii] Gittin 90a

[iii]Sanedrín 90a

Deja un comentario